Miguel Servet: Mayo-Junio 1532

13/09/2004

Por Miguel Lavilla Galindo, Ex-Promotor del Instituto de Estudios Sijenenses Miguel Servet y Co-Fundador del SIS

LA INQUISICION ESPAÑOLA

La inquisición española tuvo conocimiento de los libros sobre la Trinidad de Miguel Serveto no sólo por la difusión que de los mismos había hecho su autor.- Bastó con que la comitiva imperial de Carlos V, de la que formaba parte Miguel en calidad de paje de Juan de Quintana, llegase a Ratisbona para que se cerciorase del heterodoxo libro.- La eficacia de la organización inquisitorial se evidencia ante el hecho de que el 24 de mayo de 1.532, el Consejo de la Inquisición fechó en Medina del Campo las copias de las cartas acusadoras contra Serveto, que transmitieron al inquisidor de Aragón.- Los documentos acusadores provenían del gran comendador, don García de Padilla y del señor de Ayerbe, don Ugo de Urriés, quien no sólo pertenecía al Consejo de la Inquisición , sino al de su majestad y era el correspondiente normal de la Suprema con el monarca para cualquier asunto transcendente.- El Consejo General encomienda a la Inquisición aragonesa que se averigüe con gran diligencia si el dicho Miguel Revés era natutal de Alcolea o de Cariñena o de otro lugar de ese reino, y reclama todos los datos precisos para una filiación completa de Miguel : edad, dónde estudió, cuánto tiempo había transcurrido desde que salió de Aragón, parientes (su calidad y condición), así como si les ha escrito, cuánto tiempo hace y por qué vía, desde dónde les escribe y, en caso afirmativo, encontrar las cartas que hubiese enviado.- Hecho esto, deberán colocarse los edictos, “ llamando al dicho Miguel Revés que venga a responder a la denunciación y acusación que el procurador fiscal del Santo Oficio ha puesto y pusiere contra él ... ”.- Los edictos debían fijarse en la Seo y en la iglesia de donde es natutal Serveto (se entiende, la de Villanueva de Sijena).- La comunicación lleva un post scriptum en el que, recurriendo a la astucia, pretende atraer arteramente a Serveto.- Se sabe, por los mismos registros de la Inquisición, que la persona encargada de atraer a España a Miguel Serveto fué su propio hermano, mosén Juan Serveto, ex capellán del arzobispo de Santiago, quien en el verano de 1.532 estuvo en Alemania, donde probablemente se entrevistó con Miguel, al que consideraba “la oveja negra de la familia”, cuya gestión, sin embargo, fracasó.- Después de esto se pierde todo rastro de la persecución de Miguel por la Inquisición española.

PARIS

Huyendo de la persecución en Suiza y Alemania, Serveto se dirigió a la capital de Francia, donde permaneció aproximadamente año y medio, primero como estudiante y, posteriormente, como profesor de matemáticas en el colegio de los Lombardos.- Fué en esta época cuando entró en relación, por primera vez, con Juan Calvino, la cual, desde sus inicios, se caracterizó por la tirantez y que tuvo por fundamento no sólo la disidencia en sus puntos de vista doctrinales, sino que como resultado de la discordia se concertó una entrevista sobre temas teológicos, en 1.534, en París, en un intento, por parte de Calvino de convencer a Serveto de sus errores, a la que éste no acudió.- “Desde hace más de dieciséis años no he ahorrado nada para ganarle a Nuestro Señor, no sin peligro de mi vida ... ”, manifestaba aquél en la conversación que mantuvo con Miguel poco antes de su muerte.

LA INQUISICION FRANCESA

También la Inquisición francesa requirió a Serveto.- En el decreto del alto tribunal francés, fecha 17 de junio de 1.532, se interesa la captura de cuarenta fugitivos, entre los cuales figura, a la cabeza, nuestro aragonés.- A fines de 1.532, Serveto abandona París y se traslada a Lyón.- En esta ciudad, centro intelectual y editor importantísimo de la época, entra en relación con los humanistas y los impresores.- A la cabeza de aquéllos figuraba Sinforiano Champier (1.472-1.539), ilustre médico (lo fué del duque de Lorena, de Carlos VII y de Luis XII), erudito, teólogo, botánico, moralista, astrólogo, astrónomo, lingüista y filólogo.- Junto con Santes Pagnini, Champier constituía la dual manifestación humanista de Lyón.- Champier, quien inclinó a Serveto hacia los estudios medicos en París (después de que nuestro aragonés sirvió como corrector de pruebas e incluso como amanuense de su consejero), al igual que éste, estaban influídos por la idea que establecía una relación entre las diversas disciplinas, las cuales, además de relacionarse entre sí, tenían un nexo común : el hombre.- La energía creadora, Dios, inhalaría con su soplo la totalidad del universo con una tendencia a la unificación.- Muchos humanistas del Renacimiento creían en la unidad final de las doctrinas religiosas y filosóficas.- Como botánico, Champier terció en el uso de las plantas medicinales, aconsejando el de las que tuviesen una acción moderada y recomendaba el que se utilizasen medicamentos que tuviesen su origen en el propio país, pues la Naturaleza confía al suelo de cada pueblo lo que precisa para su cuidado; y como médico seguía el sistema naturalista, aunque sin rigidez, y atacaba la medicina de los árabes y defendía - con reserva en algunos aspectos - a Galeno, quien aconsejaba las sangrías, e Hipócrates.

Champier y Montuus fueron quienes introdujeron a Miguel en los importantes medios editoriales, ya que estos autores publicaban varios libros por año, casi siempre en la oficina de los hermanos Melchor y Gaspar Trechsel, en cuyas prensas imprimió Serveto, en 1.535 y 1.541, la Geografía de Tolomeo.