Un libro reivindica la figura de Miguel Servet por su 500 cumpleaños

500 años después del nacimiento de Miguel Servet, sale a la vente un libro en el que se analiza varios aspectos sobre su persona. Sergio Baches Opi y José María Urkia Etxabe han escrito el libro en cuestión. El primero analiza al Servet teólogo, y Urkia incide en los trabajos sobre medicina. La obra ha sido editada por el Colegio Oficial de Médicos de Gipuzkoa y la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País.

Según comenta José María Urkia en el libro, «Servet fue profético, preparará las bases para que Harvey, un siglo más tarde, complete la fisiología de la circulación de la sangre, gracias a la medida y la experimentación. La obra del malogrado Servet no alcanzó la difusión necesaria. Valverde de Amusco (1556) y Colombo (1559) se encargarían de difundirla, silenciando a Servet, tal vez por miedo a la Inquisición» .

Sergio Baches comenta en el libro que «no se puede decir que Servet fuera 'antitrinitario'». Según Baches, Servet creía en la Trinidad, pero con una interpretación distinta a la que se estableció los concilios ecuménicos de Nicea y Constantinopla en el siglo IV. Sergio Baches opina que, «Servet no era un teólogo acomodado en las estructuras establecidas», sino «un místico con una cristología y una concepción de la religión tan humanas que desbordan los postulados, no sólo de la Iglesia romana, sino de las propias reformas protestantes no radicales».